archivo

juegos

Enlace: Orisinal
Via: Ars Thanea

Esta web está llena de jueguecitos en línea made in Flash. Asi que puedes dejar de matar moscas en la ofi y cambiarlo por este otro entretenimiento.

Anuncios
CÁDIZ …Al principio yo era Gorrión y jugaba con mi hermana Rose en las calles frías de un pueblito medieval. Nos habíamos acercado a un charlatán para pasar el rato cuando una ciega contratada por éste nos soltó un discurso sobre “La fantasía infantil y su decandencia en los tiempos actuales”

Resultado? Rose le compra una caja de música al titiritero, que según dicen, si la frotas, o le das cuerda o lo que los sumum creadores del juego hayan decidido, te cumple un deseo. Un saco de chuminolas? Noooo… la cursi de mi hermana pide entrar en el castillo de tres calles más parriba. Afú.

Y bueno, pues resulta que sí, que la cajita de las narices va y le concede el deseo. Vienen tres mastodontes con menos cuello que una lata pepsi cola y nos llevan al castillo. Rose dandome la brasa “ves? que no tienes infancia… ya le estás pidiendo perdón a la cajita… descreída de dios y de los hombres… y yo con las puntas abiertas…”

Entramos a ver al dueño del castillo, Lucien. Mi hermana le contó la ilusión que le hacía desde pequeña entrar en ese castillo, que había sido su deseo de siempre, que no sabía como agradecerselo… y él, según los modales nobles ante tanto entusiasmo, supongo, respondió dándole un tiro, asin, sin preguntar, pum, te peino con la raya al lado. Yo le miré significativamente “si, lo se… es que es mu pesá”

 

No se qué sucedió a partir de entonces pero me levanté en una caravana llena de gitanos y encima con la ciega, que creo que se había hecho autónoma y trabajaba de charlatana por su cuenta y como iba siendo habitual, me dio otro discursito.

Básicamente me obligó a vengar la muerte de mi hermana y para ello me regaló un perro y una ballesta, ale gorrión, que te vas a divertir, ya verás… y cuando mates trols, bandidos y sus muertos vivos, vienes y me lo cuentas, anda, que a mi esas cosas me divierten mucho.

Asi que ahí que me fui yo por aquellos mundos de Dios cuando me encontré con un guardia. Me dijo que había uno por allí cerca con una calavera de cabra en la cabeza y que si podía hacer el favor de quitarsela. Me pillaba de camino asi que accedí.

Sería por aquel favor que le hice que al llegar a mi pueblo to quisqui me vino con problemas, y había cada uno con unos problemas…

No contaré nada del juego pos si le fastidio la sorpresa a posibles jugadores, pero en resumen diré que he pasado la semana haciendo misiones y que a pesar de todo encontré tiempo para hacerme leñadora y camarera, donde me harté de servir pintas durante dias enteros para ganarme un jornal.

También me casé con Alex, le conocí en el bar, por aquel entonces desconocia que aquel era su hábitat.
La cosa es que me casé con él, no por amor, sino por otros motivos ajenos a mi. No llevó bien mis ausencias heroicas en busca de un bien para Albión, y un dia que regresé a la ciudad me estaba esperando en la plaza para vocear a los cuatros vientos que se divorciaba de mi. Me emocioné mucho, aunque fuera por ese motivo, era la primera vez que no me hablaba desde la barra del bar…